Un embarazo de alto riesgo es aquel más propenso a las complicaciones durante el tiempo de gestación, así como después del parto. En estos casos la madre y su bebé deben de mantenerse bajo un control más completo y meticuloso para evitar momentos difíciles.

Los embarazos de este tipo pueden ser causados por condiciones médicas previas a la concepción, aunque también pueden desarrollarse durante el embarazo.

El padecimiento de una enfermedad crónica es otro factor de riesgo. Enfermedades como la obesidad, diabetes y presión altas pueden influir en el hecho de tener un embarazo de alto riesgo,

La edad de la madre también es un punto de riesgo, ya que tener menos de 15 años y más de 40 lleva a un embarazo de riesgo alto. Asimismo, la complexión y el peso es un detalle que tomar en cuenta porque mujeres con sobre peso o demasiado delgadas de igual forma tienen este peligro. Procura mantener un peso normal para minimizar las posibilidades de un embarazo de este tipo.

El consumo de drogas se considera un hábito que suele complicar un embarazo. Incluso fumar y beber alcohol se sabe que afecta su correcto desarrollo.

No dejes de visitar a un ginecólogo de confianza que pueda llevar tu embarazo de la mejor forma posible. El Dr. Humberto Aguirre Famania está a tu disposición.